El rescate de lo poético.

Muchas son las resoluciones o proposiciones que hacemos o nos imponemos hacer con respecto al comienzo de un nuevo año. Sin embargo, el comienzo del 2024 ha aflorado en mí como una hermosa primavera, un enorme deseo, un sentimiento muy profundo que embarga todo mi ser: el querer rescatar la poesía en mi vida.

Este nuevo año trabajaré con toda la fuerzas de mi ser para continuar en la consecución de mi sueños, de la metas propuestas y, sobre todo tratando de cumplir con cada acción el propósito más alto de mi ser: ver, sentir y palpar a Dios en todas las experiencias de mi vida.

Este año quiero contemplar más amaneceres; en cada destello de luz agradeceré mi respirar y sentiré en el latido de mi corazón la fuerza más extraordinaria del Universo.

Este año quiero estar cada vez más presente en el hoy, en el momento en que escribo, en el momento que te escucho, en el momento en que te veo a los ojos, cuando me abrazas y me besas.

Este año quiero escribir tantos poemas que hay en mi alma, quiero escribir poemas a los amores de mi vida : a mis padres, a mis hijos, a mi esposo, a mi nieta, a mis hermanos, a los venezolanos, a mis amigas.

Quiero escribirle a la vida, al crepúsculo, a los ríos, al océano que siempre me recibe afectuosamente, que me muestra sus maravillas y, a pesar de mi intrusión, me permite habitar en medio de su inmensidad y contemplar sus bellezas sin igual.

Este año quiero marcar cada día con el sello de mi ser. Quiero que cada hacer esté marcado con el sello de mi ser intrínseco. No quiero quiero más perderme en el laberinto del hacer que enaltece al ego; quiero hacer para plasmar la huella del amor que Dios ha derramado en mi, quiero hacer para enaltecer la poesía que habita en mi ser.

Este año quiero leer menos de estrategias, menos de métodos y quiero leer más de poesía, más de arte, más de música, más de flores y sus colores.

Este año quiero caminar más, pero no quiero concentrarme en todos los datos que aporta mi reloj sobre mi caminata; quiero sentir aún más profundamente tu mano, quiero aprenderme la canción del río que fluye, que recorre a nuestro lado  su camino y nos acompaña en nuestro silencio con su canción de aguas infinitas.

Este año quiero orar más, quiero hablarle más a Dios y quiero quedarme en silencio sintiendo su presencia, escuchando sus respuestas en el silencio profundo  de mi alma.

Este año quiero hablar más con mis hijos, quiero pintar en mi alma cuadros con el paisaje de las suyas; descubrir en sus palabras sus emociones, sus sentimientos y sus anhelos. Quiero gozar más sus vidas y entregarle más a Dios mis preocupaciones.

Este año quiero contemplar más atardeceres y al acostarme quiero dormir profundamente, acurrucada en el color del cielo cuando se despide. Quiero soñar con mis sueños y despertar soñando con la  poesía.

Rosalía Moros de Borregales.

¿Te ha gustado? Compártelo.

Suscríbete gratis al newsletter

  • Raquel González

    Al leer tus escritos me identifico contigo, porque yo también tengo alma de poeta.
    Es algo muy hermoso y profundo cuando urgimos, en nuestro jardín interior.
    En ti siento, tu necesidad de expresarte y compartir tus sentimientos delicados de amor, de inquietud, de comunicación; tu sed de comunicarte con el Altísimo, creador de todas las cosas visibles e invisibles.
    Los que escribimos, es para nosotros una necesidad que, nos quema por dentro como una llamarada que no podemos apagar.
    Sigue buscando, sigue expresando tus sentimientos , sigue escribiendo y estoy segura hallarás tu recompensa.

  • Gabriella Cavallera

    Fluirán de seguro más herramientas espirituales para proseguir tu canto poético, Feliz Año!

  • Mary Bello

    Este artículo ya es una poesía! Hermosa manera de expresar tus objetivos para este 2024! Estoy completamente segura que Dios te ayudará a cumplir tu sueño!!
    Cariños y bendiciones!

  • Diana Moros

    Alabado sea Dios.por esta poesía. Un canto a la vida, al hacer del cada día un digno santuario de amor y 😂 alegrías. Estos son los verdaderos colores de la vida. Lo que hace que la vida sea lo que es, una bella oportunidad de dar todo lo que el Creador nos ha dado y al darlo, ÉL nos llena más y entonces fluye más Su esencia de nosotros y nos trae tantas melodías. Amada Rosalía. Este escrito que fluye de tu corazón es un canto de tu alma a la vida que está impregnado del que ha llenado tanto tu vida de Su plenitud y majestad, al mismo tiempo de Su sencillez y humildad que lo hace sentir tan bien a uno, esto son los ríos de agua viva, esta es una expresión de tu vida con Su vida, y sabes? Yo tambien este año quiero escribir y escribir y escribir como nunca!!!!
    Lo vas a lograr!!! Y será maravilloso!!!!

Tambien puedes dejar un comentario

Otros artículos que podrían interesarte